Pánico

Si no lo cuento, reviento. Además, espero que poner estas sensaciones por escrito me ayudará a desahogarme.

En las últimas sesiones de entrenamiento, he notado algo que no había probado antes en los entrenamientos: pánico.

Es esa sensación de que no puedes dar ningún paso más, que te falta el aire y que todo es un desastre. La sensación ha sido tan fuerte que he tenido que interrumpir una sesión y dejarla a medias. ¿Qué está pasando?

Bueno, no soy ningún genio del auto análisis, pero es fácil deducir que se trata de un ataque de pánico frente a la próxima prueba del Maratón de Vitoria. Como demuestra mi Plan de Entrenamiento (Plan de Entrenamiento), me he dejado varias sesiones (sobre todo las importantísimas tiradas largas) sin realizar y me han faltado por lo menos dos semanas de entrenamiento.

Con este bagaje, me presentaré en Vitoria y me probaré. Ayer salí a rodar unos 7,5km (5’40”/km) para ver qué sensaciones tenía. Los primeros 3 km han sido un poco desagradables, viendo que una vez más me faltaba el aire. Después, afortunadamente, me he relajado y hasta he apretado un poco el ritmo.

He pensado que, junto con la música, correr es una de mis pasiones y no puedo pasarlo mal sólo porque tenga una cita importante por delante. Con esos pensamientos, me he distraído un poco, me he mirado alrededor y he visto a unos cuantos corredores que trotaban por ahi. Curioso: cuando volví a correr hace unos 3 años, en mis trayectos por Alicante, no me cruzaba con nadie. Ahora somos muchos los que pisamos el asfalto, intentando quemar grasas, mejorar la resistencia, relajarnos, sudar y pasarlo bien.

En estos meses de preparación, he descubierto varias cosas que espero aprovechar para los futuros retos.

  1. Aumentar el plazo de preparación. Si me propongo otro reto de participar en un Maratón (todavía no lo tengo claro, os lo contaré la semana próxima), tengo que aumentar el plazo de preparación. Siempre surgen imprevistos (catarros, trabajo, familia, etc.), así que es mejor ser previsor.
  2. Rozaduras. Tengo que aprender a cuidar de las rozaduras antes de que éstas pongan algunas partes de mi cuerpo en carne viva. La vaselina, que me ha ayudado en sesiones de unos 10km, se ha demostrado insuficiente en las tiradas más largas. De momento, ya me he hecho con unos parches que me están dando mejores resultados.
  3. Peso. No puedo esperar en bajar de peso sólo corriendo. He aprendido que es necesario someterse a una dieta apropiada para bajar mi peso que, a todas luces, no es el apropiado para un corredor de fondo.
  4. Zapatillas. Me encantan las New Balance, sobre todo mi modelo actual (NB 760), pero he descubierto que los nuevos modelos que, a priori, se adaptan a mis necesidades (pronación, peso elevado, necesidad de estabilidad), son un poco caras. A ver si pruebo otras marcas un poco más accesibles.
Hoy tocará el último entrenamiento y supongo que me dedicaré en hacer la sesión de 10x1km, sin mirar mucho al reloj. Más que nada, utilizaré esta sesión para quitar una de esas casillas rojas de mi Plan de Entrenamiento y motivarme un poco más.
Mañana viernes, con mi mujer, nos iremos a Vitoria en coche. Ya tengo hecha la reserva desde hace tiempo para el Hotel y me he apuntado al rodaje previo del sábado, aunque en el evento del Facebook, estamos apuntados 5 personas.
Tengo intención de nombrar a mi mujer como tuitera oficial a través de mi cuenta de @2011run4free. Pero no aseguro nada, entre los nervios y el aburrimiento de esperarme a la meta más de 4 horas, es posible que desista del intento.
Nos vemos en Vitoria.

Leave a comment

No comments yet.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s