Maratón de Sevilla: here I go!!!

Bueno, he estado ausente un par de meses, pero no he dejado de correr y de entrenar. Hoy me iré a Sevilla para el maratón del domingo y, como era de esperar, estoy lleno de dudas.

¿Cómo irá? ¿La terminaré? ¿He entrenado lo suficiente? Ni idea para ninguna de estas preguntas, sólo confío en mi capacidad de aguante y que sea lo que Filípides quiera.

En este tiempo de ausencia, han pasado muchas cosas: he terminado el 2011 con más de 1.100km acumulados, entre carreras y entrenamientos; he vuelto a mis amadas New Balance, abandonando definitivamente a las ASICS que sólo me han dado problemas; he terminado la Media de Santa Pola en menos de dos horas (1h 55’55”) y, a la semana siguiente, he vuelto a batir mi marca en esta distancia, en la Media de Pego (1h 55′ 28”); he hecho más de 180km en enero y, finalmente, me he quedado en el dique seco más de una semana en febrero, a las puertas de mi gran objetivo de Sevilla.

¿Cómo irá el domingo? Pues, de verdad que no lo sé. Estoy muy nervioso y doy las gracias a mi mujer por animarme tanto (y soportarme). Una mención especial a mi amigo Tony, que el año pasado hizo su marca personal justo en Sevilla (3h 15′: ¡¡¡UN MONSTRUO!!!). Me acaba de llamar para darme ánimos, él que está a un mes de su gran cita en Roma y con molestias en la planta de un pie. Ánimo, hombre, que para ti esos no son dolores. Gracias por haberme acompañado en esas tiradas largas, a un ritmo que para ti, era de simple paseo; gracias por las botellas de agua escondidas en la cuesta de Petracos, gracias por los consejos, gracias por esos cambios de ritmo que me han hecho batir mi marca ¡¡¡dos veces!!!; gracias por esas botellas de agua en Pego… En fin, con amigos así, es más fácil enfrentarse a esos 42 km y pico.

Ahora me voy a correr unos 10km, más que nada para eliminar esa sensación de agobio. Después, maleta y, por la tarde, avión. Nos vemos a la vuelta.

Correr ya es un plan

Últimamente, he estado corriendo sin un plan determinado sin ningún objetivo fijo en mente. Simplemente, me ponía las zapatillas dos o tres veces por semana y salía a correr. La disminución de mi peso está influyendo positivamente sobre mi rendimiento, así que estoy ahora mismo en unos más que agradables 5’38”/km.

Corro por el simple gusto de correr, sin mirar mucho al crono, aunque reconozco que en la última recta siempre calculo si podré mejorar mis 52’03” en un circuito de 9,4km, que me ha hecho sufrir mucho en el pasado.

También sigo utilizando mis Asics Gel Kayano 16 y he decidido que, tan pronto las “agote”, volveré donde siempre debería haber estado: con New Balance.

Estas zapatillas, en un principio, me habían gustado, sobre todo por su cierre “transversal”, que parecía reforzar mi talón y corregir mi pronación. Sin embargo, con el paso de los km, me he dado cuenta que sigo cada día con más ampollas en los pies (y pase), y en una rozaduras en el pie derecho, a la altura del cuarto dedo. He cambiado de calcetines, he apretado más los cordones, he apretado menos… He intentado varias opciones, pero las rozaduras siguen ahí. También se trata de sensaciones más generales que hacen que, en mis próximas compras, volveré a New Balance.

Como decía en mi título de este post, correr también es, en sí, un plan, así que me limitaré a apuntar mis entrenamientos y navegar por las distintas Webs de corredores. Por cierto, tengo la sensación según la cual, por lo menos en Alicante, somos cada vez más. Por la zona que me ve sudar (la parte norte de la Gran Vía), me cruzo con muchos corredores/as y sigo sin saber cómo hay que comportarse. Ya he escrito sobre este asunto, pero nunca he llegado a una conclusión interesante.

¿Ignorarse? Imposible, además es estúpido. Nos vemos venir corriendo uno en frente de otro desde hace por lo menos 50 metros y, justo cuando llegamos a la altura de cruzarnos, miramos al suelo. Qué tontería.

¿Sonreír? Bueno, a veces lo he intentado, pero parece que nadie contesta. Entiendo que uno se está esforzando, quizás el otro/a lleve unos cuantos km encima y lo único que NO le apetece es sonreír.

¿Algún gesto, como los motoristas? He buscado en el lenguaje de signos la palabra correr y más o menos, debería ser ésta:

correr en el lenguaje de signos

correr en el lenguaje de signos

La veo bastante oportuna para los corredores, y tampoco costaría hacerse una señal. No es que está buscando a toda costa saludar a la peña, pero sigo buscando una alternativa a la incómoda (para mí) sensación de cruzarse con otro corredor y hacer como que no existe.

Bueno, ahora toca ir a descansar, que mañana es otro día. Por si interesa a alguien, pongo también el plan que secretamente voy a seguir, por si me decido a ir al Maratón de Sevilla. Hmmm, veremos.

Plan_Entrenamiento

Después de mi maratón: sigo descansando

Hace ya 10 días que terminé el Maratón de Vitoria y todavía no me he puesto las zapatillas. Es como tomarme unas vacaciones, me las merezca o no.

Además, estoy siendo meticulosamente mimado por mi madre que me está preparando todos mis platos preferidos: alcachofas, alitas de pollo (lo sé es malo, pero…), pasta e fagioli y un largo etcétera.

En este fin de semana que se acerca sí que empezaré a calzar de nuevo mis zapatillas, unas nuevas y flamantes Asics Gel Kayano 16 que me compré en Vitoria. Pues, sí, he traicionado a mi marca preferida de New Balance para probar otras zapatillas que no me vuelvan loco a la hora de encontrar nuevos modelos.

En estos días, también me ha dado tiempo de aumentar mi amigos de Twitter (@2011run4free), sientiéndome particularmente orgulloso de Miquel Pucurull que, con sus 73 añitos, todavía le da a esos de los maratones.

Por cierto, como link que demuestra la perseverancia en el deporte, os dejo éste tal John Stone que en un año ha remodeado su figura. Curioso también el vídeo en time lapse. Poder es querer, aunque mi estado actual se parezca más a la primera foto del británico.

Keep on runnin’

Pánico

Si no lo cuento, reviento. Además, espero que poner estas sensaciones por escrito me ayudará a desahogarme.

En las últimas sesiones de entrenamiento, he notado algo que no había probado antes en los entrenamientos: pánico.

Es esa sensación de que no puedes dar ningún paso más, que te falta el aire y que todo es un desastre. La sensación ha sido tan fuerte que he tenido que interrumpir una sesión y dejarla a medias. ¿Qué está pasando?

Bueno, no soy ningún genio del auto análisis, pero es fácil deducir que se trata de un ataque de pánico frente a la próxima prueba del Maratón de Vitoria. Como demuestra mi Plan de Entrenamiento (Plan de Entrenamiento), me he dejado varias sesiones (sobre todo las importantísimas tiradas largas) sin realizar y me han faltado por lo menos dos semanas de entrenamiento.

Con este bagaje, me presentaré en Vitoria y me probaré. Ayer salí a rodar unos 7,5km (5’40”/km) para ver qué sensaciones tenía. Los primeros 3 km han sido un poco desagradables, viendo que una vez más me faltaba el aire. Después, afortunadamente, me he relajado y hasta he apretado un poco el ritmo.

He pensado que, junto con la música, correr es una de mis pasiones y no puedo pasarlo mal sólo porque tenga una cita importante por delante. Con esos pensamientos, me he distraído un poco, me he mirado alrededor y he visto a unos cuantos corredores que trotaban por ahi. Curioso: cuando volví a correr hace unos 3 años, en mis trayectos por Alicante, no me cruzaba con nadie. Ahora somos muchos los que pisamos el asfalto, intentando quemar grasas, mejorar la resistencia, relajarnos, sudar y pasarlo bien.

En estos meses de preparación, he descubierto varias cosas que espero aprovechar para los futuros retos.

  1. Aumentar el plazo de preparación. Si me propongo otro reto de participar en un Maratón (todavía no lo tengo claro, os lo contaré la semana próxima), tengo que aumentar el plazo de preparación. Siempre surgen imprevistos (catarros, trabajo, familia, etc.), así que es mejor ser previsor.
  2. Rozaduras. Tengo que aprender a cuidar de las rozaduras antes de que éstas pongan algunas partes de mi cuerpo en carne viva. La vaselina, que me ha ayudado en sesiones de unos 10km, se ha demostrado insuficiente en las tiradas más largas. De momento, ya me he hecho con unos parches que me están dando mejores resultados.
  3. Peso. No puedo esperar en bajar de peso sólo corriendo. He aprendido que es necesario someterse a una dieta apropiada para bajar mi peso que, a todas luces, no es el apropiado para un corredor de fondo.
  4. Zapatillas. Me encantan las New Balance, sobre todo mi modelo actual (NB 760), pero he descubierto que los nuevos modelos que, a priori, se adaptan a mis necesidades (pronación, peso elevado, necesidad de estabilidad), son un poco caras. A ver si pruebo otras marcas un poco más accesibles.
Hoy tocará el último entrenamiento y supongo que me dedicaré en hacer la sesión de 10x1km, sin mirar mucho al reloj. Más que nada, utilizaré esta sesión para quitar una de esas casillas rojas de mi Plan de Entrenamiento y motivarme un poco más.
Mañana viernes, con mi mujer, nos iremos a Vitoria en coche. Ya tengo hecha la reserva desde hace tiempo para el Hotel y me he apuntado al rodaje previo del sábado, aunque en el evento del Facebook, estamos apuntados 5 personas.
Tengo intención de nombrar a mi mujer como tuitera oficial a través de mi cuenta de @2011run4free. Pero no aseguro nada, entre los nervios y el aburrimiento de esperarme a la meta más de 4 horas, es posible que desista del intento.
Nos vemos en Vitoria.

Seguimos con la quinta semana

A pesar de mis ausencias del blog, sigo con mi plan de entrenamiento, que ya ha llegado a la quinta semana, con algún que otro agujero que espero recuperar.

Ayer tocaba un entrenamiento de calidad, de esos que tienes que mantener un determinado ritmo, concretamente, 45′ a 5’50”. He hecho 7,5km en 41’06”, todo un record para mí, llegando a un muy halagador 5’29”/km.

Mis New Balance 760 han llegado al 63% de su uso, y sigo sin decidirme por un nuevo par de zapatillas. También mi nuevo Polar va bien (sólo faltaba, con los 50€ que me ha costado), así que no hay quejas. Eso sí, cuando hablo con mis amigos sobre terminar el Maratón de Vitoria, me miran con cara rara y me entran dudas. ¿Seré capaz de ser un finisher?

Keep on runnin’

Un mal día corriendo

Es la tercera semana de entrenamiento de cara al Maratón de Vitoria, y me vuelvo a encontrar con el problema de correr después de haber hecho las series de 8×100, que me llevan por la calle de la amargura.

He hecho 11,3 km en 1h 09′ 40”, con un triste 6′ 09”/km y no sé qué hacer. Como me ha pasado en las dos semanas anteriores, al empezar a correr, he notado las piernas muy rígidas y esta rigidez no se ha ido sino en el tramo final del entrenamiento.

Intento seguir el Plan de Entrenamiento (Plan de Entrenamiento) tal y como indica Martín Fiz, pero no mejoro. Habrá que seguir perseverando, aunque ahora estoy un poco desanimado. Para remediar el mal tiempo que he hecho, he añadido un 3×15 de abdominales, que nunca vienen mal. El lado bueno es que sigo acumulando km de carrera que, tarde o temprano, darán sus frutos. De hecho, un ejemplo visible es que mis New Balance 760 ya han llegado al 50% de su vida útil, según me indican en Strands.

Hoy toca descanso y a ver si puedo recuperar por lo menos un entrenamiento que me he saltado en las semanas anteriores. Keep on runnin’.

Corriendo con tos

Yo lo intento, pero este resfriado es muy molesto, así que me he tenido que saltar el entrenamiento del viernes (según mi Plan Entrenamiento) y reanudarlo ayer domingo.

He hecho los 90′ de carrera continua, que se han quedado, en realidad, en 1h 26′, por exigencias del recorrido. Por cierto, un tiempo bastante malo, ya que he hecho 14.100 metros en ese tiempo (6’07”/km), pero es difícil correr con tos. A ver si hoy mejora un poco la situación, ya que tocan los 50′, con sus odiadas series de 8×100.

Por cierto, según las cuentas que aparecen en Strands, mis New Balance 760 ya llevan un 39% de uso. Tendré que ir pensando en un nuevo par de zapatillas para terminar, si Dios quiere, mi Maratón de Vitoria. ¿Qué hago? ¿Repito modelo? ¿Alguna sugerencia? Las opiniones, para quien quiera, aquí:

Hoy, además, probaré los efectos de las viales de L-Carnitina liquid 1000mg, que, dicen ayudan en la batalla contra la báscula. Ya iré contando los resultados.