Después de mi maratón: sigo descansando

Hace ya 10 días que terminé el Maratón de Vitoria y todavía no me he puesto las zapatillas. Es como tomarme unas vacaciones, me las merezca o no.

Además, estoy siendo meticulosamente mimado por mi madre que me está preparando todos mis platos preferidos: alcachofas, alitas de pollo (lo sé es malo, pero…), pasta e fagioli y un largo etcétera.

En este fin de semana que se acerca sí que empezaré a calzar de nuevo mis zapatillas, unas nuevas y flamantes Asics Gel Kayano 16 que me compré en Vitoria. Pues, sí, he traicionado a mi marca preferida de New Balance para probar otras zapatillas que no me vuelvan loco a la hora de encontrar nuevos modelos.

En estos días, también me ha dado tiempo de aumentar mi amigos de Twitter (@2011run4free), sientiéndome particularmente orgulloso de Miquel Pucurull que, con sus 73 añitos, todavía le da a esos de los maratones.

Por cierto, como link que demuestra la perseverancia en el deporte, os dejo éste tal John Stone que en un año ha remodeado su figura. Curioso también el vídeo en time lapse. Poder es querer, aunque mi estado actual se parezca más a la primera foto del británico.

Keep on runnin’

Advertisements

Pánico

Si no lo cuento, reviento. Además, espero que poner estas sensaciones por escrito me ayudará a desahogarme.

En las últimas sesiones de entrenamiento, he notado algo que no había probado antes en los entrenamientos: pánico.

Es esa sensación de que no puedes dar ningún paso más, que te falta el aire y que todo es un desastre. La sensación ha sido tan fuerte que he tenido que interrumpir una sesión y dejarla a medias. ¿Qué está pasando?

Bueno, no soy ningún genio del auto análisis, pero es fácil deducir que se trata de un ataque de pánico frente a la próxima prueba del Maratón de Vitoria. Como demuestra mi Plan de Entrenamiento (Plan de Entrenamiento), me he dejado varias sesiones (sobre todo las importantísimas tiradas largas) sin realizar y me han faltado por lo menos dos semanas de entrenamiento.

Con este bagaje, me presentaré en Vitoria y me probaré. Ayer salí a rodar unos 7,5km (5’40”/km) para ver qué sensaciones tenía. Los primeros 3 km han sido un poco desagradables, viendo que una vez más me faltaba el aire. Después, afortunadamente, me he relajado y hasta he apretado un poco el ritmo.

He pensado que, junto con la música, correr es una de mis pasiones y no puedo pasarlo mal sólo porque tenga una cita importante por delante. Con esos pensamientos, me he distraído un poco, me he mirado alrededor y he visto a unos cuantos corredores que trotaban por ahi. Curioso: cuando volví a correr hace unos 3 años, en mis trayectos por Alicante, no me cruzaba con nadie. Ahora somos muchos los que pisamos el asfalto, intentando quemar grasas, mejorar la resistencia, relajarnos, sudar y pasarlo bien.

En estos meses de preparación, he descubierto varias cosas que espero aprovechar para los futuros retos.

  1. Aumentar el plazo de preparación. Si me propongo otro reto de participar en un Maratón (todavía no lo tengo claro, os lo contaré la semana próxima), tengo que aumentar el plazo de preparación. Siempre surgen imprevistos (catarros, trabajo, familia, etc.), así que es mejor ser previsor.
  2. Rozaduras. Tengo que aprender a cuidar de las rozaduras antes de que éstas pongan algunas partes de mi cuerpo en carne viva. La vaselina, que me ha ayudado en sesiones de unos 10km, se ha demostrado insuficiente en las tiradas más largas. De momento, ya me he hecho con unos parches que me están dando mejores resultados.
  3. Peso. No puedo esperar en bajar de peso sólo corriendo. He aprendido que es necesario someterse a una dieta apropiada para bajar mi peso que, a todas luces, no es el apropiado para un corredor de fondo.
  4. Zapatillas. Me encantan las New Balance, sobre todo mi modelo actual (NB 760), pero he descubierto que los nuevos modelos que, a priori, se adaptan a mis necesidades (pronación, peso elevado, necesidad de estabilidad), son un poco caras. A ver si pruebo otras marcas un poco más accesibles.
Hoy tocará el último entrenamiento y supongo que me dedicaré en hacer la sesión de 10x1km, sin mirar mucho al reloj. Más que nada, utilizaré esta sesión para quitar una de esas casillas rojas de mi Plan de Entrenamiento y motivarme un poco más.
Mañana viernes, con mi mujer, nos iremos a Vitoria en coche. Ya tengo hecha la reserva desde hace tiempo para el Hotel y me he apuntado al rodaje previo del sábado, aunque en el evento del Facebook, estamos apuntados 5 personas.
Tengo intención de nombrar a mi mujer como tuitera oficial a través de mi cuenta de @2011run4free. Pero no aseguro nada, entre los nervios y el aburrimiento de esperarme a la meta más de 4 horas, es posible que desista del intento.
Nos vemos en Vitoria.

Correr y la (falsa) épica del guerrero

Esta noche he ido a cumplir con la parte de mi entrenamiento (los avances se pueden ver aquí: Plan de Entrenamiento) y pensaba en el twitteo que había escrito antes de salir a correr: “Hace frío y viento. De verdad tengo que salir a hacer los 50′? Pereza :((“.

Pero, si las condiciones son de verdad tan adversas, ¿por qué no me quedo en casa? Porque me gusta correr, así de sencillo. Y todos esos cuentos chinos que algunos corredores nos contamos a nosotros mismos, son sólo para alimentar una falsa épica del guerrero/corredor.

Si lo que nos pierde es salir a correr, ¿para qué tanta historieta? “Que hace frío”, “que no sé qué”. Venga ya, a estas alturas de la película, ya debería conocerme bien. En realidad, sólo se trata de ganarle la batalla diaria a la pereza, ponerse los atuendos apropiados (hoy hasta ha hecho falta la braga que normalmente uso en la nieve) y salir a correr. Y ya está.

Para la crónica, hoy he hecho 9,4km en 55’14”, es decir, unos satisfactorios 5’53”/km. Ahora me falta recuperar el entrenamiento del pasado viernes, ese que consta de 8 series de 1km, a 5’40”. La verdad es que no sé cuándo meter este entrenamiento, ya que el miércoles lo tengo completo de trabajo. Quizás el jueves por la mañana… Por cierto, también he cumplido con las 8×100, que siguen pareciéndome muy duras.

Ya falta menos para el Maratón de Vitoria. Keep on runnin’.

Primer Día de Entrenamiento

Alea iacta est. Ya he empezado el entrenamiento que, según mis cálculos, me llevará a terminar el Maratón de Vitoria. Así que ya puedo marcar con una casilla en verde el plan de entrenamiento: Plan_Entrenamiento

Hoy he ido a correr (9,4 km, en 55’30”, a unos realistas 5’55”/km) y me he encontrado con unos perros que sus dueños, enfrascado en conversaciones típicas de un parque, han dejado sueltos por ahí.

Adoro a los perros y justo hoy he perdido a una perra que era de la familia, así que sé de qué hablo. En muchas ocasiones, me han demostrado ser mejores compañeros que los humanos. Esto no quita que, si no están bien educados (siguen siendo mejor que los dueños, pero no hacen milagros), mientras corres, se te enreden entre las piernas, simplemente porque quieren jugar. Así que, señores dueños de perros que pasean por los parques, a parte de recoger los excrementos (¡gracias!) de sus mascotas, eduquen a sus perros para que no persigan a corredores asfixiados por el esfuerzo.

Después de los 9,4 km, tocaban las series de 8×100, que no me hacen mucha gracia, pero es lo que hay. He elegido un tramo con una leve pendiente, para complicar las cosas. Tal y como se lee en las revistas (a ésta estoy suscrito), he empezado de menos a más, pero siguen pareciéndome una tortura. Como a muchos corredores de fondo amateur, yo prefiero las tiradas largas, de ésas que te pones a correr y te olvidas, entrando como en trance. Quien no haya corrido nunca, no lo podrá entender, qué se le va a hacer. En todo caso, el entrenamiento va respetado (mientras puedo) y aquí están los resultados.

Para estos entrenamientos urbanos, me he pasado a mis New Balance 760. Son como las de la foto pero un poco más gastadas:

New Balance 760

New Balance 760

¿Se nota mucho que New Balance es mi marca preferida de zapatillas? Pues, si alguien me sugiere otras zapatillas para personas con problema de peso y necesidad de estabilidad del tobillo, prometo probarlas. Mientras tanto, me quedo con las que, después de muchas búsquedas (y dinero gastado), me parecen las mejores (para mis pies).

P.S. Un agradecimiento a los 31 lectores que ayer domingo se han pasado por este blog. Estoy asombrado. Si os parece, dejad vuestros comentarios y, si usáis el Twitter, nos juntamos. Me podéis encontrar en @2011run4free. De nuevo, gracias.

Sábado por la mañana: 10 km

Hoy en el interior de la Provincia de Alicante, ha hecho un sol espectacular así que, después de un desayuno moderado (vamos, que no había salsichas ni huevos ni patatas fritas), me he puesto mis New Balance 473 y me he ido a dar una vuelta.

Se trata de un recorrido de 3,4 km, que he repetido 3 veces. Iba con mi cortaviento fosforito que, en realidad, uso para evitar que las camisetas de Kalenji no me queden tan ajustadas y no se noten en demasía los michelines. Sería tan fácil comprar unas camisetas una talla más grande…

El recorrido no es plano; según las indicaciones de strands.com (que, ahora se llama fitness.strands.com), hay desniveles de +/- 40 metros que, repartidos a lo largo del recorrido, no parece nada del otro mundo.

Se trata de un tramo de asfalto, que va hacia las afueras del pueblo, un tramo de camino rural, cruzando un bosque (mi tramo preferido) con un subre-y-baja bonito, y un último tramo de asfalto, que me lleva al punto de inicio.

La primera vuelta ha ido bastante bien, para mi ritmo, y la he terminado en 19′ y poco, así que calculaba mentalmente en terminar la segunda sobre unos 39′ y algo. Mucha desilusión cuando he terminado la segunda vuelta con un 40’30, que me ha obligado a ponerme las pilas. No es que haya batido ningún récord (ni siquiera el mío de este recorrido), pero por lo menos he terminado por debajo de la hora; más exactamente, 59’53”. Esos 7 segundos ahorrados me han sabido a gloria (5’52”/km).

En casa, unos estiramientos y abdominales (3×15), dorsales (3×11) y flexiones (3×11), antes de una merecida ducha, después de la cual ha caído un buen plato de couscous. Está claro, la báscula es mi peor enemigo.

Ah, por cierto, también he incorporado a una cuenta de Twitter a este blog, a ver qué sale. Quien quiera, puede seguir mis twiteos asfixiados en @2011run4free.