Tirada larga: un desastre

Bueno, a falta de un mes del Maratón de Victoria, me encuentro en una fase poco halagüeña de mi Plan de Entrenamiento (Plan de Entrenamiento). Mi forma de correr (y mi ritmo) no están manteniéndose a la altura de mis ilusorias expectativas.

Hoy he madrugado para estar en la línea de salida a las 8.30 y así intentar evitar el calor. Los resultados han sido bastante pobres. Concretamente: 20,84km en 2h13’37”, con un patético 6’24”/km, que es lo que indica mi página de Strands.

Sobre todo en los últimos 5 km, he notado que me moría de sed. Había llevado mi cinturón para bidón, cuyo contenido he agotado enseguida. Calor, mucho calor, a pesar de la hora temprana. Junto con mi deficitaria preparación física, el calor puede ser un peligroso handicap para terminar la Maratón. Veremos.

Mientras tanto, sólo me queda apretar los dientes, curar las ampollas de los pies, acordarse de usar más Vaselina para las zonas de roce y luchar contra la báscula.

Keep on runnin’.

Advertisements

Tiradas largas: lo que se aprende corriendo

Hoy era el día en el que, en la quinta semana del Plan de Entrenamiento, tocaba una tirada larga, pero larga de verdad. He corrido 2h33’49” para recorrer 24,4km. El ritmo, pues, ha sido bastante flojo (6’18”/km) que creo ha ido bajando desde un aceptable 5’58”/km sobre el km 15, para ir amainando paulatinamente. En todo caso, tenía pensado usar estas tiradas largas (me quedan 3 para los próximos tres domingos) para aprender a beber y comer algo mientras corro. Tengo pánico a una pájara y no querría retirarme del Maratón de Vitoria porque se me nubla la vista.

De momento, objetivo conseguido. He conseguido beber mi Acuarius y una barrita de Isostar de un sabor que no consigo recordar. Pero también he aprendido otras cosas, que cuento, por si pueden ser de interés para alguien.

Tiradas Largas

Las tiradas largas deben ser por la mañana. Esa brisa pomeridiana que te alivia a las 5 de la tarde, dos horas y media después se convierte en un frío viento que te hiela. Y además, ¡tienes la camiseta empapada de sudor!!!

Vaselina

Si crees que hay partes de tu cuerpo que no rozarán, te equivocas. Vaselin is not enough, never!

Cinturones Porta bidón

¡Pesan! Empiezas a correr y tienes medio kilo más, y no contabas con él. Además, se mueve y, hasta que no encuentras su posición más cómoda, han pasado un par de km. Ah, por cierto, éstos también producen rozaduras. También es cierto que es un buen sitio para dejar las llaves del coche, la barrita, la bebida, vamos, que parece un bolso (pesado) de una mujer (y que nadie salte con que esto es machismo, please). Lo mejor, en estos casos, es dar la lata a parejas/amigos para que te esperen en determinados puntos para surtirte.

Cuestas

La cuestecita que, en la primera hora, te parecía hasta agradable, para probarte; en la segunda hora se convierte en un sufrimiento indecible. Las cuestas, si puedes, evítalas: ¡duelen!

Bueno, y por hoy, ya está. A cenar algo y a dormir, que mañana empieza otra semana.