10KM: Plan de Entrenamiento

Ya ha pasado el subidón del Maratón de Sevilla y me tomo un poco de descanso (un par de semanitas deberías bastar). Mientras tanto, he decidido meterme en esas carreras de 10km, con las que empecé estas aventuras de correr por correr.

Hace tiempo, me guardé una copia de la Revista Runner’s a la que estoy suscrito, para poder utilizar algún día uno de los planes de entrenamiento que publican periódicamente. He hecho un pequeño resumen, que aprovecho para publicar, por si pueden interesar a alguien.

Plan_Entrenamiento_10km

Hecho de menos esas tiradas largas de los domingos, sustituidas por esos monstruos (para mí), que son las cuestas y las series. Hasta hay un día de la tercera semana con 18 cuestas de 100m. Veremos si soy capaz de esas barbaridades.

La revista promete que, con este plan de entrenamiento, podré bajar de los 50′ en los 10km, acercándome a unos (para mí) increíbles 40’/10km.

Empezamos el lunes, a ver cómo va.

Advertisements

Maratón de Sevilla: here I go!!!

Bueno, he estado ausente un par de meses, pero no he dejado de correr y de entrenar. Hoy me iré a Sevilla para el maratón del domingo y, como era de esperar, estoy lleno de dudas.

¿Cómo irá? ¿La terminaré? ¿He entrenado lo suficiente? Ni idea para ninguna de estas preguntas, sólo confío en mi capacidad de aguante y que sea lo que Filípides quiera.

En este tiempo de ausencia, han pasado muchas cosas: he terminado el 2011 con más de 1.100km acumulados, entre carreras y entrenamientos; he vuelto a mis amadas New Balance, abandonando definitivamente a las ASICS que sólo me han dado problemas; he terminado la Media de Santa Pola en menos de dos horas (1h 55’55”) y, a la semana siguiente, he vuelto a batir mi marca en esta distancia, en la Media de Pego (1h 55′ 28”); he hecho más de 180km en enero y, finalmente, me he quedado en el dique seco más de una semana en febrero, a las puertas de mi gran objetivo de Sevilla.

¿Cómo irá el domingo? Pues, de verdad que no lo sé. Estoy muy nervioso y doy las gracias a mi mujer por animarme tanto (y soportarme). Una mención especial a mi amigo Tony, que el año pasado hizo su marca personal justo en Sevilla (3h 15′: ¡¡¡UN MONSTRUO!!!). Me acaba de llamar para darme ánimos, él que está a un mes de su gran cita en Roma y con molestias en la planta de un pie. Ánimo, hombre, que para ti esos no son dolores. Gracias por haberme acompañado en esas tiradas largas, a un ritmo que para ti, era de simple paseo; gracias por las botellas de agua escondidas en la cuesta de Petracos, gracias por los consejos, gracias por esos cambios de ritmo que me han hecho batir mi marca ¡¡¡dos veces!!!; gracias por esas botellas de agua en Pego… En fin, con amigos así, es más fácil enfrentarse a esos 42 km y pico.

Ahora me voy a correr unos 10km, más que nada para eliminar esa sensación de agobio. Después, maleta y, por la tarde, avión. Nos vemos a la vuelta.

Adios Strands, Welcome mapmyrun

Con un ojo en el clásico, pongo al día este blog, con algunas novedades.

La más importante es que estoy haciendo gestiones para ver si encuentro algún patrocinador para ver si puedo ir al maratón de New York el año que viene. Si así fuera, os prometo dar detalles.

Estoy siguiendo como puedo el plan de entrenamiento para el Maratón de Sevilla, incrementando el número de km y hasta el ritmo. No recuerdo (bueno, sí, en años mozos) la última vez que bajé de los 5’30”/km y ahora los rodajes de 13km se mantienen sobre estos ritmos.

Otra novedad importante es que, después de 4 años, parece que la Web de Strands, donde solía apuntar mis entrenamientos, ha dicho que el próximo 30 de diciembre cierra su actividad. Todavía recuerdo con cariño la Web que me ayudó en los primeros meses de entrenamiento (http://www.mientrenamiento.com, creo que se llamaba): una Web hecha con cariño y sin apenas fallos. Cuando la misma Web pasó a manos de Strands, la cosa empeoró un poco, pero mantenía su dignidad.

Ahora que cierra, he buscado algo “potable” y me he encontrado con ésta: www.mapmyrun.com, de una empresa de Denver, Colorado. He apuntado un par de rutas y parece que funciona bastante bien. Os iré diciendo cómo me va, aunque no creo que me apunte a una de las distintas modalidades de pago. Tampoco soy un profesional del running.

Y mañana toca tirada larga

Tirada larga del domingo

Ayer tocaba tirada larga (para mí) de 15km. Al final, fueron un poco más (15,51km) en un más que satisfactorio (siempre para mi estándar) de 1h26’50”, es decir, 5’35”/km.

Estoy muy contento, tanto que estoy valutando apuntarme a la Media Maratón de Benidorm: ¿alguien más se apunta?

Por cierto, tengo que recuperar un par de sesiones de 8x1km… me temo que se quedarán en el “debe” de mi contabilidad runnística.

Aquí dejo apuntado mi evolución del plan de entrenamientoPlan_de_Entrenamiento

 

Pánico

Si no lo cuento, reviento. Además, espero que poner estas sensaciones por escrito me ayudará a desahogarme.

En las últimas sesiones de entrenamiento, he notado algo que no había probado antes en los entrenamientos: pánico.

Es esa sensación de que no puedes dar ningún paso más, que te falta el aire y que todo es un desastre. La sensación ha sido tan fuerte que he tenido que interrumpir una sesión y dejarla a medias. ¿Qué está pasando?

Bueno, no soy ningún genio del auto análisis, pero es fácil deducir que se trata de un ataque de pánico frente a la próxima prueba del Maratón de Vitoria. Como demuestra mi Plan de Entrenamiento (Plan de Entrenamiento), me he dejado varias sesiones (sobre todo las importantísimas tiradas largas) sin realizar y me han faltado por lo menos dos semanas de entrenamiento.

Con este bagaje, me presentaré en Vitoria y me probaré. Ayer salí a rodar unos 7,5km (5’40”/km) para ver qué sensaciones tenía. Los primeros 3 km han sido un poco desagradables, viendo que una vez más me faltaba el aire. Después, afortunadamente, me he relajado y hasta he apretado un poco el ritmo.

He pensado que, junto con la música, correr es una de mis pasiones y no puedo pasarlo mal sólo porque tenga una cita importante por delante. Con esos pensamientos, me he distraído un poco, me he mirado alrededor y he visto a unos cuantos corredores que trotaban por ahi. Curioso: cuando volví a correr hace unos 3 años, en mis trayectos por Alicante, no me cruzaba con nadie. Ahora somos muchos los que pisamos el asfalto, intentando quemar grasas, mejorar la resistencia, relajarnos, sudar y pasarlo bien.

En estos meses de preparación, he descubierto varias cosas que espero aprovechar para los futuros retos.

  1. Aumentar el plazo de preparación. Si me propongo otro reto de participar en un Maratón (todavía no lo tengo claro, os lo contaré la semana próxima), tengo que aumentar el plazo de preparación. Siempre surgen imprevistos (catarros, trabajo, familia, etc.), así que es mejor ser previsor.
  2. Rozaduras. Tengo que aprender a cuidar de las rozaduras antes de que éstas pongan algunas partes de mi cuerpo en carne viva. La vaselina, que me ha ayudado en sesiones de unos 10km, se ha demostrado insuficiente en las tiradas más largas. De momento, ya me he hecho con unos parches que me están dando mejores resultados.
  3. Peso. No puedo esperar en bajar de peso sólo corriendo. He aprendido que es necesario someterse a una dieta apropiada para bajar mi peso que, a todas luces, no es el apropiado para un corredor de fondo.
  4. Zapatillas. Me encantan las New Balance, sobre todo mi modelo actual (NB 760), pero he descubierto que los nuevos modelos que, a priori, se adaptan a mis necesidades (pronación, peso elevado, necesidad de estabilidad), son un poco caras. A ver si pruebo otras marcas un poco más accesibles.
Hoy tocará el último entrenamiento y supongo que me dedicaré en hacer la sesión de 10x1km, sin mirar mucho al reloj. Más que nada, utilizaré esta sesión para quitar una de esas casillas rojas de mi Plan de Entrenamiento y motivarme un poco más.
Mañana viernes, con mi mujer, nos iremos a Vitoria en coche. Ya tengo hecha la reserva desde hace tiempo para el Hotel y me he apuntado al rodaje previo del sábado, aunque en el evento del Facebook, estamos apuntados 5 personas.
Tengo intención de nombrar a mi mujer como tuitera oficial a través de mi cuenta de @2011run4free. Pero no aseguro nada, entre los nervios y el aburrimiento de esperarme a la meta más de 4 horas, es posible que desista del intento.
Nos vemos en Vitoria.

Correr, a secas

Estoy mezclando los entrenamientos e intentando compaginar la vida privada y profesional con las exigencias del Plan de Entrenamiento para acabar el Maratón de Vitoria.

¿Cómo está saliendo la cosa? Pues, bien y mal. Es decir, no consigo ponerme al día con la mayoría de los entrenamientos de tiradas largas, pero, al mismo tiempo, nunca he alcanzado antes los ritmos de carrera que estoy registrando en estos días.

Por ejemplo, ayer hice los 45′ (que debería haber hecho hoy martes) en 41’15”, a 5’30”/km y he recuperado una de las series de 1/4km que me había dejado por ahí (21’48”, a 5’27”/km, lo nunca visto para mí).

En fin, altibajos, aunque ahora debería centrarme más en cómo recuperarme de las heridas por rozaduras en los muslos. Ni con kilos de crema consigo superar estos picores. ¿Sugerencias?

Tirada larga: un desastre

Bueno, a falta de un mes del Maratón de Victoria, me encuentro en una fase poco halagüeña de mi Plan de Entrenamiento (Plan de Entrenamiento). Mi forma de correr (y mi ritmo) no están manteniéndose a la altura de mis ilusorias expectativas.

Hoy he madrugado para estar en la línea de salida a las 8.30 y así intentar evitar el calor. Los resultados han sido bastante pobres. Concretamente: 20,84km en 2h13’37”, con un patético 6’24”/km, que es lo que indica mi página de Strands.

Sobre todo en los últimos 5 km, he notado que me moría de sed. Había llevado mi cinturón para bidón, cuyo contenido he agotado enseguida. Calor, mucho calor, a pesar de la hora temprana. Junto con mi deficitaria preparación física, el calor puede ser un peligroso handicap para terminar la Maratón. Veremos.

Mientras tanto, sólo me queda apretar los dientes, curar las ampollas de los pies, acordarse de usar más Vaselina para las zonas de roce y luchar contra la báscula.

Keep on runnin’.